Las empresas familiares

Empresas familiares

Mi abuelo tenía 8.500 ha en el Chaco, sólo uno de los tíos eligió acompañarlo en la tarea de administrar. ¿Qué pasó? Al heredar el campo, los hijos se dividieron en 4 familias, muchos no aguantaron las inversiones de infraestructura y otros que debían volver para producir de forma eficiente. Otros prefirieron vender y no les dejó mucho, una lastima la perdida de escala y de visión compartida, ya que terminó con el sueño y el trabajo arduo de mi abuelo.

Alejandra, 35 años.

La empresa familiar nació para poder vivir, nuestro matrimonio puso todo su empeño y creció. Cuando algunos de los hijos ingresaron a la empresa, influyeron nuestros valores de familia, respetar la libertad, la individualidad de cada uno, podrían o no sumarse, ellos elegían, pero todos serian siendo accionistas.

Hoy algunos están en la plana gerencial, otros ayudan a crear networking y nuevos nichos desde sus propios proyectos personales. No fue fácil, pero primó lo que desde siempre en la casa se habló el trabajo duro y el respeto a las individualidades.

Haber creado espacios de aprendizaje directivo desde que salieron del colegio, acompañando como se tomaban las decisiones, les prendió la vena emprendedora. Fue sin duda, una buena estrategia para formar una familia empresaria.

Juan, 68 años. Comerciante.

Convertir empresas familiares en familias empresarias no es fácil, no se construye de la noche a la mañana, es una visión compartida.

¿Sabías que en las familias empresarias existen tres capitales?

  • Capital económico-financiero,
  • Capital cultural-social,
  • Capital humano-intelectual

Definimos a la visión como aquella idea o conjunto de ideas que se tienen de la organización a futuro. Para poder definir la visión debemos establecer a futuro lo que se pretende alcanzar en el desarrollo de la organización. 

Una visión compartida es cuando todas las personas tienen una imagen similar, les interesa que sea equitativa y no de alguien en particular. Este interés común es una fuerza interior en cada persona que engendra poder e inspira a una idea primeramente individual para que se convierta en general.

La visión compartida es el primer paso para que los miembros de la familia dibujen su mirada como protagonistas y sobre todo como catalizadores de un traspaso generacional exitoso.

Pero esto no siempre significa que todos hagan carrera en la empresa, pero sí que compartan la visión empresarial y sean parte activa como miembros  de los tres capitales.  

Fuente:  Raquel Rojas de Schroeder, Facilitadora de temas empresas familiares

Un pensamiento en “Las empresas familiares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.